El mejor plan de hidratación es beber cuando tengas sed

Una nueva revisión de varios estudios estableció que seguir un plan de hidratación no ofrecería ninguna ventaja frente a simplemente beber cuando sientas la necesidad de hacerlo.

En 2007, la revista Medicine & Science in Sports & Exercise publicó un debate entre dos científicos del ejercicio sobre lo que parecía un tema completamente ridículo “¿Afecta la deshidratación el rendimiento deportivo?”. Nunca se me había ocurrido que alguien pudiera dudar de la obvia veracidad de esta premisa, así que me sorprendí cuando observé que el autor de la opinión disidente era Tim Noakes, el autor del libro que considero como la biblia del running, Lore of running. Y cuando terminé de leer el debate, me sorprendí tanto como cualquiera al descubrir que estaba de acuerdo con Noakes.

A partir de ese momento, el debate sobre la deshidratación se ha generalizado. Noakes publicó un libro llamado Waterlogged en 2012, y casi todas las publicaciones relevantes sobre ejercicio y entrenamiento físico han publicado algunas variaciones sobre el tema “todo lo que sabías sobre la hidratación está mal”. He escrito varias publicaciones yo mismo. Pero el debate no ha desaparecido, ni se ha resuelto de una forma u otra. De hecho, con el paso del tiempo, mis observaciones sobre la hidratación se han vuelto más borrosas que claras.

Por lo tanto, la publicación de un nuevo trabajo de revisión en la revista Sports Medicine, por Eric Goulet de la Universidad de Sherbrooke de Canadá y Martin Hoffman del Centro Médico Davis de la Universidad de California, nos aporta una buena excusa para hacer un balance de la situación actual del debate.

Reflexionar sobre el papel de la deshidratación en el deporte conduce a todo tipo de divagaciones aparentemente esotéricas: ¿Cómo se define “deshidratado”? ¿Cuál es la diferencia entre beber cuando se “tiene sed” y beber “tanto como quieras”?, ¿Qué sucede con tu sensación de sed cuando estás secretamente hidratado por vía intravenosa?. Pero la nueva revisión va directo al origen y plantea una pregunta práctica: ¿Los atletas de resistencia tienen un mejor rendimiento cuando beben tanto como quieren, o cuando siguen un protocolo de hidratación planificado previamente cuyo objetivo sea minimizar la pérdida de fluidos?.

Antes de ir a los resultados, vale la pena exponer algunos puntos en los que los científicos generalmente coinciden. Uno de estos puntos es que no beber nada, o no prestar atención a tus señales de sed, eventualmente afectará tu rendimiento.

Fuente: http://blog.endurancegroup.org/ by Facundo Ahumada

El mejor plan de hidratación es beber cuando tengas sed

Leer más

Emil Zatopek – Marathon Training Insights

Leer más

Esencia y Eficiencia

Cel: +57 310 3084681
Correo electrónico: info@invictus.com

Mejora tu rendimiento